· 

Eficiencia energética en calderas (calefacción)

 

La mayoría de las instalaciones de calefacción presentes en la industria y en el comercio no operan de forma óptima. Según estudios, obtener ahorros energéticos del 30%  es totalmente plausible. Así mismo, para que los costes en calefacción puedan bajar hasta un 30 o un 50% se hacen necesarias grandes inversiones, las cuales en su mayoría sólo se amortizan luego de 5 cinco años.

Por otra parte, es posible obtener ahorros significativos si se aplican medidas de gestión energética y de control con bajas inversiones. Sin embargo, estas medidas no aprovechan todo el potencial de mejora de la eficiencia energética en las instalaciones.

A continuación se enuncian algunas de las muchas medidas energéticas que pueden ser aplicadas en calderas para calefacción. Tanto las medidas como sus potenciales de ahorro deben ser evaluados de forma profunda por profesionales de acuerdo a las condiciones de operación presentes y a una verificación in situ de las instalaciones. No obstante, éstas medidas pueden ser utilizadas como punto de partida en el análisis de identificación de potenciales de ahorro energético.

 

 

Medida

Observaciones

ü

1

Reducir los tiempos de operación de la caldera

Así mismo los tiempos de operación de los quemadores

 

2

Reducir el tiempo de carga parcial

(p.ej. apagado, almacenamiento intermedio)

 

3

Cumplir con los intervalos de mantenimiento

Esto permite seguir una metodología, establecer mantenimiento preventivo y una mejora continua 

 

4

Optimizar las pérdidas en los humos

(1-6% óptimo. Para caldera con biomasa 14%)

 

5

Controlar las tapas de los gases de escape.  

Deben poder cerrarse sin problema y no estar tiznadas o sucias

 

6

Controlar el aislamiento de las paredes de la caldera

La temperatura en la superficie de la caldera no debe superar los 15°C respecto a la temperatura de la sala de calderas

 

7

La caldera no debe tener más de 15 años de vida útil

A pesar de que una caldera puede alcanzar una vida útil entre 30 y 35 años, a partir de 15 años su eficiencia puede verse seriamente disminuida. (Importante: Forma de uso y mantenimiento)

 

8

Según su aplicabilidad, realizar precalentamiento del aire entrante a los quemadores

Mejora los rendimientos de la caldera

 

9

Prestar atención a signos de un sobredimensionamiento significante

Por lo general se diseñan sobredimensionadas para asegurar la demanda térmica. Sin embargo, si este sobredimensionamiento no es el adecuado la caldera se hace ineficiente. Prestar atención a los ciclos de arranque/parada

 

10

La caldera debería poseer una regulación modular

En lugar de encendido/apagado, disponer de diferentes niveles de rendimiento

 

11

Obrar a favor de un sistema de regulación

Dispositivo de control guiado por la temperatura exterior con temporización además de un dispositivo de control guiado por la temperatura ambiente también con temporización.  

 

12

La regulación debe tener en cuenta diferentes tiempos de operación

p. ej. fines de semana, reducción nocturna, etc.

 

13

Si existe más de una caldera, utilizar una caldera de reserva a una temperatura menor

En caso de carga baja utilizar sólo una caldera. Verificar modo de control.

 

14

Si es aplicable, utilizar paneles solares para la generación de calor

La integración de la tecnología solar térmica, contribuye a una optimización de los procesos, un aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y proteger el medio ambiente

 

 

La eficiencia energética en calderas empleadas para la calefacción se puede aumentar ya sea de forma directa o indirecta. De forma directa, mejorando la combustión, reduciendo las pérdidas tanto en los humos como las debidas por un aislamiento deficiente u optando por combustibles renovables. Si la optimización de estos equipos no es posible, la única vía es la sustitución. De forma indirecta la eficiencia se puede mejorar incorporando plantas de cogeneración, solar-térmica o adquiriendo calor a través de sistemas como la calefacción urbana o “district heating”.